DÍA VI (2)

Llegué a la central de autobuses de la ciudad donde consigo un mapa; la 5th st está llena de moteles, todos tiene precios de 45 a 50 dls más impuestos. Sigo caminando hasta que se acabaron y me encuentro con un Bazar Católico, ahí pido recomendaciones para encontrar un buen motel. En contraste, las personas que atienden el bazar y principalmente la cajera, era me trataron con amabilidad.

No soporto el calor de Reno. Las únicas sombras son las que los edificios proyectan.

En San Francisco los dos primeros días estuvieron nublados y en el tercero soleado pero con una brisa fresca que hizo la tarde agradable.

Seguí las instrucciones del bazar y me encuentro en Virginia St, el precio de los moteles era el mismo, pero en la esquina con 9th encuentro El Capri atendido por una pareja de ancianos, Cheryl y Larry.

Después de escuchar mi plan de viaje, Cheryl deja el precio en 40dls ya con impuestos, es una buena oferta; Salgo de la recepción con la esperanza de encontrar algo todavía más económico, afuera encuentro el camino soleado y vacío.

Estoy muy agotado, así que vuelvo a la recepción y renté la habitación.


DAY VI (2)

I arrived at the bus station in the city where I get a map; The 5th st is full of motels, it all has prices of 45 to 50 dls plus taxes. I keep walking until they are over and I find myself with a Catholic Bazaar, there I ask for recommendations to find a good motel. In contrast, the people who attend the bazaar and especially the cashier, treated me with kindness.

I can not stand Reno’s heat. The only shadows are the ones the buildings project.

In San Francisco the first two days were cloudy and in the third, sunny but with a cool breeze that made the afternoon pleasant.

I followed the instructions from the bazaar and I found myself in Virginia St, the price of the motels was the same, but on the corner with 9th I find The Capri tended by an elderly couple, Cheryl and Larry.

After hearing my travel plan, Cheryl leaves me the price at 40dls already with taxes, it’s a good deal; I leave the reception in the hope of finding something even more economical, outside I find the path sunny and empty.

I am very exhausted, so I go back to the reception and rented the room.

DÍA VI

Legué a Reno a las 6:30 am, es una ciudad solitaria solo unos cuantos arboles se ven por las calles ¡Y no dan nada de sombra! Salí de la terminal y encontré a un hombre de intendencia barriendo la banqueta.

Me di cuenta de que era latino así que le hable en español —Disculpe, sabe dónde puedo encontrar un Hostal.

—Aquí no hay hostales, solo hoteles y moteles —Lo noté grosero.

—¿Alguno que me recomiende?

—Toda la ciudad está lleno de ellos.

—Gracias—decidí retirarme, no era la primera vez que sentía esa descortesía con los latinos, ya lo había experimentado en Canadá, al igual que mis paisanos la mayoría eran desconfiados y ladinos. Quién sabe, probablemente sea yo.

—¿Oye vienes a trabajar? —preguntó

—¿Por qué, solicitan personal?

—Para nada, es muy arriesgado aquí no te lo recomiendo.

—No lo creo, tú tienes hasta el uniforme de Grayhund — se queda serió con la mirada fija, en ese momento un hombre sale de la terminal, era el guardia y se acercaba a nosotros. El intendente se aparta de mí y vuelve a barrer, seguí mi camino y me doy cuenta que el guardia le dice algo al intendente.

No le di importancia y continuo con mi búsqueda.


DAY VI

I arrive in Reno at 6:30 a.m. it is a solitary city, only a few trees are seen in the streets, and they do not give a shade! I left the terminal and found a cleaning man sweeping the sidewalk.

I noticed that he was Latin so I spoke to him in Spanish “Excuse me, where can I find a Hostel.”

“There are no hostels here, only hotels and motels.” I noticed him rude.

“Anyone recommending me?”

“The whole city is full of them.”

“Thank you.” I decided to retire, it was not the first time I had felt that rudeness with Latins, I had experienced it in Canada, just as my countrymen were mostly distrustful and cunning. Who knows, it probably is me.

“Hey, you coming to work?” He ask.

“Why do they ask for staff?”

“Not at all, it’s very risky here I do not recommend it”

“I do not think so, you have even Grayhund’s uniform.” He kept his eyes fixed.

At that time a guard of the terminal approached us. The cleaning man pulls away from me and again sweeps, I went on my way and I realize that the guard is talking to him.

I did not give it importance and I continued with my search.

DÍA V (2)

PARADOXALMOR

Terminal de Autobuses SF – 20:41

Dos mujeres afroamericanas discuten a gritos con el oficial de la terminal, el hombre también es afroamericano. La situación es cómica, parece un concurso de sarcasmo algo típico de california, y de amenazas inofensivas que el oficial tolera con una mueca sonriente. La discusión termina con la retirada de las dos mujeres a sus asientos, claro que el tema continúa, pero no más allá de ellas.

El oficial se dirige a los que estamos en la sala de espera, con el mismo tono bromista nos informa la numeración de abordaje y el etiquetado de las maletas.

Un asistente de carga recorre los pasillos y recoleta las maletas que irán documentadas, se detiene y se dirige al hombre junto a mí.

—Señor, permítame su maleta.

—Prefiero llevarla conmigo. —ese hombre se había notado nervioso momento antes, cuando llamaba por teléfono parecía discutir con alguien, me…

Ver la entrada original 723 palabras más